LOADING

Sigueme en

Esfera Navideña
27 diciembre, 2016|Historias de vida

Esfera Navideña

Esfera Navideña

Me encontraba un poco agobiado porque este año las cosas no habían salido como esperábamos; a decir verdad, la mala racha se perfiló más grave en el cierre del segundo semestre y a pesar de los enormes esfuerzos de los trabajadores de nuestro pequeño comercio de ropa, la situación no mejoró.

Lo que más me preocupaba, como suele suceder en estas fechas, eran los regalos navideños de los niños. También me había prometido regalar a mi madre un árbol navideño natural ya que, desde hacía algunos años, el presupuesto no alcanzaba en casa teniéndose que conformar con aquel pino artificial que, aunque no estaba tan mal, sí entristecía a mi madre ante la ilusión frustrada de volver a adornar uno natural.

Mi esposa estaba enterada de mi precaria situación, así que resignados decidimos ver el lado positivo y decir a los niños que lo importante era estar juntos; total, ya vendrían mejores épocas.

Por mi parte ya había perdido cualquier rastro de ilusión, y nostálgico recordaba viejas tradiciones familiares que el tiempo no logró llevarse…

Cada año, mis abuelos y mis padres nos reunían a todos los hermanos para adornar el árbol y cada uno cooperaba con un detalle especial. Corrían tiempos buenos en los que todo olía a navidad y el enorme pino natural tenía que ser cortado de la punta ya que no entraba en la casa. Éramos unos pequeños llenos de ilusiones depositadas en la esfera que habría de cumplir nuestros deseos.

Decidí salir de casa para despejarme un poco. De pronto, como si alguien me hubieran guiado, llegué al bazar de la venta de árboles navideños. Me paré frente al más bello y pensaba que tal vez haciendo un sacrificio algo mayor, podría cumplir la ilusión de mi madre. Estaba a punto de comprarlo pero algo dentro de mí me lo impidió; sentí como si estuviera rompiendo con una regla del tiempo, brincándome un capítulo que aún no concluía.

Así, pensando en mi madre, el pino y el tiempo, cerré los ojos e intenté encontrar en mi interior una salida que despejara mi incertidumbre pero en vez de ella, me veía a mí mismo de niño: era de noche, iba bajando las escaleras de la casa de mis padres y el espejo del comedor reflejaba al árbol radiante de luz, en plena oscuridad; cual emperador en su trono, gobernaba su rincón sonriendo, orgulloso de ser símbolo auténtico de felicidad. Yo, detenía mi andar y concentraba la inocencia de mis siete años en aquella esfera que con su destello parecía saludarme. Entonces abrí los ojos y nuevamente estaba en medio de un barullo de gente que compraba fantasías vestidas de adornos navideños; sin embargo, insistente, el recuerdo volvía a mi mente: las escaleras, otra vez mi infancia, otra vez el pino; esta vez me acercaba más a él en busca de mi esfera. Era un precioso Santa Claus con una enorme barriga roja que giraba lentamente. Di un paso hacia ella y de pronto un gran destello brotó del botón de su chaqueta; quedé deslumbrado… en ese instante, por alguna extraña razón terminé de convencerme de que aún no era tiempo de cambiar el viejo pino artificial.

Y no lo hicimos. Por la tarde, lo adornamos dándole color con alegres luces y al asomarse la luna, lo dejamos solo para que tomara posesión de aquel, su rincón.

La noche de navidad, antes de comenzar el festejo me quedé dormido durante un par de horas; al despertar, con cierta tristeza acudí a las escaleras para mirar aquella viva imagen a través del mismo espejo. Y ahí estaba, firme, orgulloso, como queriéndome decir “hola viejo amigo”.

Continué caminando y al llegar frente a él, me senté a observarlo; mientras, en mis pensamientos, alcancé a escuchar unas cautelosas pisadas que bajaban la escalera. Al voltear, quedé completamente asombrado ante lo que vi: aquel pequeño que bajaba sigiloso para que no lo descubrieran, ¡era yo mismo, pero de niño!

Sí, la misma escena que había visto mientras contemplaba el pino del bazar, ahora la tenía realmente ante mis propios ojos. Me quedé quieto y comencé a observarme. Mi “yo de siete años” sonrió al ver la querida imagen reflejada, entonces vi al espejo y mi árbol, o mejor dicho nuestro árbol ¡se transformó en aquel precioso pino natural de cuando niño!

El pequeño caminó hasta llegar al pino; por sus ojos desfilaban lucecillas multicolores que jugueteaban sin cesar. Se paró de puntas y alzando la mano movió una rama que cubría algo tras de ella; ambos sabíamos que era nuestra esfera, nuestro Santa Claus, nuestro pilar de fe y de ilusión.

Mi “yo niño” la veía profundamente, hablándole quedito, mientras su rostro reflejaba un inmenso cariño. Me acerqué para apreciar mejor la esfera y pude ver en su reflejo que el pequeño se retiraba a dormir tal como si caminara por la hermosa ciudad llena de cabañitas nevadas que se dibujaban en la barriga de nuestro Santa Claus; mas de pronto, al girar la esfera, nuevamente estalló del botón de su chaqueta aquel fugaz destello y pude oír unas risas a lo lejos “jo, jo, jo, jo, jo”, que se fueron con la noche, con el tiempo. Entonces, miré a mi árbol y nuevamente era artificial sólo que ahora, ¡estaba lleno de regalos!

Llamé a mi esposa para compartir el suceso inexplicable. Cuando ambos lo vimos, nos abrazamos y rompimos a llorar.

Nuestros hijos, al oír ruidos, bajaron de su habitación y preguntaron ¿qué pasa papá? Mi esposa con gran emoción, sólo atinó a decir: “un milagro hijos, un verdadero milagro”.

Esa navidad fue la mejor que haya tenido porque comprendí que la ilusión navideña siempre estaría al alcance de mi mano, dentro de aquel viejo archivo de mis siete años, haciendo realidad aquello que estuviera rodeado de algo maravilloso que de vez en cuando los adultos olvidamos: La Fe.

Sin Comentarios
Comparte esta Historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Regístrate y recibe las primicias de Andares
Alejandro Mier
"Mis Andares, no son más que historias de esas que escuchamos a diario y que por creerlas de interés o que aportan algo en este loco afán de tratar de entender el comportamiento humano, me parecieron dignas de dejarlas por escrito. Te aseguro que después de leer algunos de mis Andares, notarás que tú también tienes muchas historias que merecen contarse... si las quieres compartir, son bienvenidas! Por lo pronto, será un placer encontrarte... en los Andares de la vida".