LOADING

Sigueme en

Campeoncito
26 septiembre, 2017|Historias de vida

Campeoncito

Campeoncito

Mientras la manecilla del reloj se paseaba muy cerca de las once veinte de la mañana, Rigoberto terminó de reparar el viejo condensador de un refrigerador y fue en ese preciso instante cuando vio traspasar por la puerta de su pequeño changarro a Eloy Nava.

–Hola, Compadre –dijo con un tono de tristeza que apenas y se escuchaba.

–Quiubo –contestó Rigoberto– no me diga que ya está tomando tan temprano.

Sin Comentarios
Juego de niños
24 agosto, 2017|Historias de vida

Juego de niños

Juego de niños

–¿Qué te vas a dónde?, ¿Así es que te crees que ya eres un hombre? Piensas que puedes andar por la vida arrojando humo sin reparar en el tiempo perdido y vaciando botellas con Ernesto. Vaya amigo, es todo un monstruo a sus catorce.

A ver, señor, muy bien pongámonos de acuerdo. Si crees que abandonar la escuela para recorrer el mundo en busca de aventuras y fortuna es lo más inteligente para un joven de tu edad, es que has perdido la cordura. Y no me vengas con el cuento aquel de que tu tío Manuel no tuvo estudios y llegó a Senador. Vaya ejemplo, el borracho de tu tío. Cinco matrimonios y ve tú a saber cuántos hijos regados. ¡Madura, niño, madura!

Sin Comentarios
Madre putativa
17 julio, 2017|Historias de vida

Madre putativa

Madre putativa

–¡Taxi! ¡Taxi! ¡Por favor señor, deténgase!

–¿Qué pasa señora? –respondió el chofer.

–Por el amor de Dios, lléveme al Hospital Santa Fe, ¡mi hijo está por nacer!

El taxista salió del auto, ayudó a la señora a subir en la parte posterior y muy asustado, le dijo:

Sin Comentarios
La Bienvenida
25 junio, 2017|De época

La Bienvenida

La Bienvenida

Buenos Aires, Argentina, 1973.

El señor Rosemberg hacía su paseo vespertino habitual cuando vio pasar a su lado el automóvil gris. Su educación militar lo puso en alerta, no era la primera vez que lo veía, estaba seguro; sin embargo, el auto siguió su marcha y desapareció al doblar la esquina. Acababa de oscurecer y aceleró el paso rumbo a casa.

Al dar la vuelta, el conductor del automóvil aparcó en la acera debajo de un árbol

Sin Comentarios
El PHI del Código da Vinci
6 junio, 2017|Personajes

El PHI del Código da Vinci

El PHI del Código da Vinci

Hace ya algunos lustros, tomé un par de talleres de literatura en el Centro de Cultura de la Casa Lamm que se encuentra en la colonia Roma de la Ciudad de México.

Era una época virtuosa en la que los aprendices desgarrábamos con frescura y desparpajo nuestras plumas sobre interminables cuartillas, unas malas, otras peores.

Sin Comentarios
5 / 104
1 2 3 4 5 6 7 21
Regístrate y recibe las primicias de Andares
Alejandro Mier
"Mis Andares, no son más que historias de esas que escuchamos a diario y que por creerlas de interés o que aportan algo en este loco afán de tratar de entender el comportamiento humano, me parecieron dignas de dejarlas por escrito. Te aseguro que después de leer algunos de mis Andares, notarás que tú también tienes muchas historias que merecen contarse... si las quieres compartir, son bienvenidas! Por lo pronto, será un placer encontrarte... en los Andares de la vida".