LOADING

Sigueme en

Unos preciosos cerdos
24 noviembre, 2016|Sin categoría

Unos preciosos cerdos

Unos preciosos cerdos

Con la delgadez, la fuerza y la agilidad de un venado, Ramón zigzagueaba de un lado a otro de los pastizales, esquivando el aguacero de balas de sus enemigos.

Minutos antes había sido sitiado y a pesar del factor sorpresa, se encontraba ileso pero seriamente amenazado por tres pistoleros sedientos de vengar la perdida de dos de sus compañeros a manos de un solitario hombre, ¡Imposible soportar tal humillación!

Sin Comentarios
La Centinela
14 noviembre, 2016|Sin categoría

La Centinela

La Centinela

“Dedicado a todos los amigos que disfrutaron con nosotros la casa de La Centinela”.

Antes de cerrar por última vez la puerta de la casa de la Centinela se me figuró escuchar la voz de Jorge, mi esposo, todavía cantando en la sala del fondo. Las notas de su guitarra desgarraban el aire al acompañarlo: “¿Qué mentiras te voy a decir?, ¿qué inútiles palabras te voy a inventar? Buscando que perdones / mi mal proceder / mi cruel comportamiento. / Me perdonas tan sólo esta vez / y nunca, nunca más volverá a suceder / y así se acabará / para siempre mi amor / mi mal comportamiento…”

Sin Comentarios
Juventud, divino tesoro.
9 noviembre, 2016|Sin categoría

Juventud, divino tesoro.

Juventud, divino tesoro.

“Tin-tan”, sonó el timbre de la casa de Susana. A Emilio le agradaba ese sonido. Pensaba que le iba muy bien a la casa de su vecina ya que su resonancia era tan dulce como ella. La había conocido desde quinto de primaria y ahora que estaban por comenzar la preparatoria, recordaba que siempre fueron grandes amigos. Nada nunca los pudo distanciar, ni siquiera cuando Emilio tuvo que pelear con su primo, Enrique, por una tonta discusión en el básquetbol.

Sin Comentarios
5 / 100
Regístrate y recibe las primicias de Andares
Alejandro Mier
"Mis Andares, no son más que historias de esas que escuchamos a diario y que por creerlas de interés o que aportan algo en este loco afán de tratar de entender el comportamiento humano, me parecieron dignas de dejarlas por escrito. Te aseguro que después de leer algunos de mis Andares, notarás que tú también tienes muchas historias que merecen contarse... si las quieres compartir, son bienvenidas! Por lo pronto, será un placer encontrarte... en los Andares de la vida".
Categorías
  • No hay categorías