LOADING

Sigueme en

El peón
2 junio, 2016|Historias de vida

El peón

El peón

La parvada de pelícanos desfila en lo alto. El ave guía, con el dominio perfecto de tiempo, fuerza y espacio, se tira a un costado para dejar que el resto del equipo la rebase y ahora sea ella quien suavemente se deslice, sin mayor esfuerzo, gracias al corte del aire de sus compañeras de vuelo.

Debajo de ellas, el sol arrasador del medio día de la costa, calcina a la cuadrilla de albañiles. Están apunto de concluir el colado de una losa de 110 metros cuadrados.

Los 38 grados Celsius, el peso de cada cubeta de cemento escalando 63 escalones y la marihuana disque pa aguantar, los tienen a punto del desmayo…

 

En esa vuelta, Joel, mi carnal, llenó hasta el tope la cubeta ya con ganas de terminar. Yo lo noté y pensé que qué idiota porque conforme avanzaba la mañana pus cada vez como que te vas haciendo más menso y llenas menos la cubeta pa’ que carguen los demás y no tú, ¿verdá? En cuanto la vació en la losa, el Trompas lo jodió:

-¿Quesque tú le vas al América? …maricón.

-Todos se callaron porque ya suponíamos que le iba a calar.

-Y a ti, ¿qué putas te importa?

El Trompas era bravo y conocía su juego, ya se había chingado a varios. Riéndose de él disque le dio la espalda, y lo remató: pinche puto, para eso me gustabas.

Allí fue cuando se trenzaron a golpes. Todos los muchachos mejor se bajaron porque allí, alguno de los dos, si no es que ambos dos, se iban a chingar, imagínese el cemento estaba fresco y estos peliando en la losa del tercer piso.

El Trompas estaba re flaco pero era la pura piña, era rete garrudo. Yo vi cuando se giró y allí cayó el imbécil de Joel. Lo empezó a cocer a madrazos y yo dije, por pendejo paque anda de hocicón, y entonces me bajé al otro piso y me prendí un “Farolito”.

Todavía ni me lo acababa cuando vi salir volando a alguien. Fue tan de volada que sólo vi que traía unos pantalones de mezclilla, pero por acá, todos traemos de esos. Me apuré para asomarme y por ay aventar el cigarro cuando en mis narices se apersonó Joel. Vámonos a la chingada de aquí, me dijo.

Porfidio, el jefe de la cuadrilla, yo creo que por miedo a que a todos nos torcieran allí, nos dio 250 pesos a cada uno y luego luego la cuadrilla se jue. Yo todavía vi en el lote de al lado de la construcción, entre el sacate, el cuerpo todo chueco del Trompas. Ya ni se movía, pa mi que la bruja ya se lo había chupado.

Cuando llegamos al barrio, compramos cuatro caguamas y nos metimos en la obra en la que trabajaba de velador.

 

En el cuarto contiguo, una rata sale tras el botín: el resto de la torta de jamón de cerdo abandonada el día anterior. Sus compañeras notan la señal: la habitación está despejada. Se unen a ella y el trío degusta complacido el festín.

 

Joel se prendió otro carrujo de marihuana y allí se quedó un ratote con la mirada perdida, sin decir nada. Traía un ojo morado y hinchado, así como cuando estábamos escuincles que a cada rato le pegaba sus madrinas, sobre todo aquella vez que lo agarré en el piso con mis rodillas y le daba chingadazo tras chingadazo, fue en segundo de primaria. Me acuerdo porque lo tupí a la salida y ese fue el último año que fuimos a la escuela porque mi papá nos puso a trabajar quesque “pa’ que se nos quitara lo huevones y pendejos”.

Total que en esas andaba cuando se hizo de noche y ya de tanta cerveza me andaba quedando dormido cuando Joel me amenazó:

-Tú tuviste amoríos con la Juliana.

-Yo la conocí antes que tú ni siquiera la hubieras visto.

-Sí, pero ella me prefirió a mí y tú la seguiste friegue y friegue.

-¡Cállate que ella es la que me mira así, con ganas de querer!

-Idiota… Si eres tan macho, ¡responde! ¿Por qué mi hijo Joel se parece a ti? ¿Tuviste algo que ver con la Juliana?

-Imbécil…

-¡Jijo de tu rechingada!

Vi brillar la hoja de la navaja que Joel empuñaba hacia mí, sólo que se le olvidó que desde chamacos yo le ganaba a la madriza y le pegaba hasta que ya no se pudiera ni mover, como nos decía mi jefe cuando nos agarraba de pleito: ¡Rájenle, a ver si tan machitos! ¡Sorrájense hasta que ya ni respiren!

Le esquivé varias embestidas. Me quería picar pero nomás no podía. Seguro estaba envalentonado por lo del Trompas y yo, por más que le daba con el polín de la cimbra, pos nada: Joel estaba tan pasado de mota que ya ni los chingadazos le hacían.

Hasta que se descuidó, le quité el puñal y con ese mismo le di hasta que dejó de restirarse todito, como el primo Eustacio, que le pegaban ataques de epilepsia.

Antes de irme de la obra, me senté a recuperar el aire y de paso me empujé media caguama que le quedaba a Joel. Después, me jui caminando y me metí en el callejón de detrás del basurero.

 

Una tras otra, decenas de hormigas arrieras, transportan una carga, que supera, por mucho, su propio peso. Tras la larga jornada, contemplan su objetivo cumplido: la reina está protegida.

 

Yo miré que cagadas se veían unas pinches hormigas que venían todas formaditas y empecé a escupirles de gargajos, cuando en eso el Rubén llegó a darme la noticia de que habían apuñalado rete gacho al Joel y que a nuestro jefe lo habían ido a sacar del jacal quesque pa’ reconocer el cadáver. Mientras hablaba, agarré la cerveza y girando la botella recostada, comencé a jugar a aplastar a las hormigas. Ni una se me escapó.

Como Rubén vio que ni caso le hacía, mejor se fue: chale mano, dijo, ni eso te importa.

Cerca de las cuatro de la madrugada, me revisé las bolsas y vi que todavía me quedaban 25 pesos así es que fui a tocarle la ventana a doña Julia para que me vendiera otra caguama pero al cruzar la calle, que me atora la ley.

Dos policías me torcieron el brazo y me agarraron de los pelos pero ni me dolió porque ya para esas horas yo también ya andaba re ido. Ay me jalaron pa’ la patrulla… si vieras que re chistoso brillaban las luces rojas y azules en las ventanas de las casas.

 

Antes de subirlo a la patrulla, una jauría de perros callejeros se para frente al auto. Dos de ellos se enfrentan. El pardo ataca pero en cuanto muerde el lanudo cuello, su contrincante da un paso atrás para evitar continuar con la contienda. El pardo deja de agredirlo, simplemente lo observa como se retira, Asunto arreglado. Ambos continúan su paso con la jauría.

Sin Comentarios
Comparte esta Historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Regístrate y recibe las primicias de Andares
Alejandro Mier
"Mis Andares, no son más que historias de esas que escuchamos a diario y que por creerlas de interés o que aportan algo en este loco afán de tratar de entender el comportamiento humano, me parecieron dignas de dejarlas por escrito. Te aseguro que después de leer algunos de mis Andares, notarás que tú también tienes muchas historias que merecen contarse... si las quieres compartir, son bienvenidas! Por lo pronto, será un placer encontrarte... en los Andares de la vida".