LOADING

Sigueme en

Angel Negro
20 enero, 2020|Personajes

Angel Negro

Angel Negro

Emiliano era un hombre sumamente callado. No disfrutaba de las amistades. Jamás las había tenido, con la excepción de la “Loba”, su perra Pastor Alemán. Negra como la peor pesadilla, siempre junto a él, dispuesta a enfrentar en cualquier momento a los demonios cotidianos.

Arrastrando los pantalones por debajo de sus botas, caminaba a paso medio por la carretera. El sol de las dos de la tarde era sofocante pero no lo suficiente como para que Emiliano se despojara de su eterna gabardina de piel que le cubría hasta los tobillos.

Los pocos conductores que transitaban por el lugar, no podían dejar de reducir la velocidad para observar por el espejo al extraño hombre de negro que sólo dejaba ver unos ojos profundos debajo del rostro curtido por años de sol y barba de días. Su cabello entrecano, le caía a la altura de los hombros.

La fuerza del viento voló su capa al tiempo que la “Loba” ladró para llamar su atención. Emiliano se detuvo para contemplar que al borde del camino yacía el cadáver de un perro Rottweiler. Su cara desencajada, mostraba terror y odio, rastros inequívocos de una muerte violenta.

Emiliano se puso en cuclillas y lentamente acercó su mano hasta tocarlo. La “Loba” aulló, conocedora de lo que seguía. Emiliano cerró los ojos y comenzó a percibir imágenes del animal, a gran velocidad. Él no sabía si calificar como un don o como una desgracia el poder que tenía de ver más allá, lo que le sucedía a todo aquel que tocara. Las escenas, en segundos estallaron con salvajismo, una tras otra: una pelea de perros; gente apostando mientras una lastimosa mujer les servía bebidas; una jauría de Dobermans, Rottweilers, Bull Terriers y cruzas de extrañas razas que ladraban iracundas por salir de las jaulas en las que las mantenían encerradas; el llanto adolorido de un niño se mezclaba con los gritos y las risas de los tres hombres que manejaban a las bestias. Tras las últimas fotografías de su mente, Emiliano se dejó caer hacía atrás. El Rottweiler había sido derrotado y aún con vida, se quejaba en el improvisado cuadrilátero. Los organizadores recogieron el dinero, echaron al perro en una vieja camioneta Pick up y lo fueron a arrojar a ese lugar. El hombre de estatura más baja, descendió del auto. En una mano llevaba una botella de aguardiente y en la otra su escopeta. Las carcajadas subieron de tono en el momento en que un disparo cimbró la soledad del paraje destrozando la parte trasera del cráneo del can.

Al terminar de sufrir estos trances, Emiliano quedaba agotado e invariablemente dirigía su mirada al cielo como buscando a Dios para cuestionarle un por qué. Nunca encontraba la respuesta pero sabía bien que era su emisario y que ahora tenía una nueva misión que cumplir.

La “Loba” se incorporó y halándolo lo guió por el sendero que conducía al pueblo.

Caminaron cerca de cuarenta y cinco minutos antes de llegar al solitario lugar. Al verlos, una señora tomó rápidamente a sus dos hijos del brazo, metiéndolos en su casa. Un hombre salió a su encuentro y le dijo:

  • Escúcheme, amigo. Lo que usted busca no esta aquí. Este no es un buen sitio para usted… ni para su perro. Si quiere un consejo, yo daría la vuelta y me marcharía por donde llegué.

Emiliano le hizo un ademán de agradecimiento con su sombrero y prosiguió su paso hasta llegar a la cantina del pueblo.

Al entrar, la gente lo mira con desprecio. Emiliano elige la mesa del rincón y se sienta seguro de no tener a nadie a su espalda.

Una mujer desaliñada se acerca a él. Le ofrece un vaso y al intentar servirle de la botella que lleva consigo, Emiliano la detiene, la toma de la mano y le dice, “no tomo”. Sin embargo, no puede impedir que las escenas en su mente caigan como aguacero. Primero, ella siendo violada por esos tipos. Las peleas de perros, un niño de meses llorando aterrorizado; su rostro golpeado. El aullido de la “Loba” es interrumpido por un tipo que se aproxima a ellos:

  • Quiero a su perro. – Le dice, mientras arroja un bulto de dinero a su mesa.
  • No está a la venta. – Contesta Emiliano sin siquiera voltear a verlo.
  • Ja, ja, ja. – Ríe el tipo. – Entonces, -continua-, tendrá que pelearlo.
  • ¿Dónde?
  • Esta noche. Detrás del establo de Galindo. Llegará fácil, aquí todos lo conocen.

Agarró su dinero y quiso acariciar a la perra pero Emiliano lo tomó del ante brazo. “Allí estaremos”, le dijo, esta vez clavando sus ojos en él. El individuo se dio la vuelta y regresó a su mesa. Emiliano no pudo evitar bajar la mirada para recibir nuevamente la andanada de imágenes del tipo golpeando a la mesera; enterrando el cuerpo de un forastero al que le había dado muerte de una puñalada trapera; luego, peleando al Rottweiler; subiéndolo a la camioneta; arrojándolo a la carretera en la que ya lo espera su cómplice para recibirlo con un tiro certero en la cabeza. Los hombres ríen y se alejan del lugar.

A la hora pactada, Emiliano entra al establo. Hay mucha gente rodeando el “ring” y, detrás de él, los tres hombres. Los ladridos de incontables perros de diferentes razas que han sobrevivido al inhumano castigo se abalanzan intentando salir de las jaulas en las que los mantienen prisioneros.

Se hacen las apuestas.

Emiliano se aposta frente al tipo que azuza al Doberman al que debe enfrentar la “Loba”. En el momento indicado, Emiliano libera a su perro. Con grandes zancadas, la “Loba” corre hacía su contrincante, sin embargo, al llegar a él, lo brinca cayendo directamente en la yugular de uno de los hombres. Emiliano saca su arma, con los primeros tiros desarma a los otros dos hombres. La gente huye del lugar. Emiliano dispara a los candados de las jaulas. Los perros quedan liberados atacando de inmediato a los tres individuos que tanto odio les han inyectado. Al tiempo que los perros devoran a sus presas, Emiliano y la “Loba” se alejan del lugar. No se escuchan más risas.

Al amanecer, caminan nuevamente por la carretera. Una mujer de la vida galante les sale al paso.

– ¡Ayúdeme, buen hombre, ayúdeme! – Dice dirigiéndose a Emiliano. Él la ignora pasando a su lado.

– Yo se quien eres… ¡Tú eres un Ángel negro!

Emiliano se detiene sorprendido. – ¿Qué has dicho, mujer? ¡Explícate!

– Tú eres un Ángel negro, lo veo en tus ojos. Un elegido del señor para hacer justicia… ¡Debes ayudarme!

Emiliano intentó continuar su paso pero la mujer se arrojó a sus pies… La “Loba” aulló y mientras las visiones comenzaban a hacer su aparición, Emiliano, con los ojos vidriosos, suplicante, no pudo más que voltear al cielo en busca de una respuesta que quizá, nunca llegaría.

Ahora tenía una nueva misión.

Sin Comentarios
Comparte esta Historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Regístrate y recibe las primicias de Andares
Alejandro Mier
"Mis Andares, no son más que historias de esas que escuchamos a diario y que por creerlas de interés o que aportan algo en este loco afán de tratar de entender el comportamiento humano, me parecieron dignas de dejarlas por escrito. Te aseguro que después de leer algunos de mis Andares, notarás que tú también tienes muchas historias que merecen contarse... si las quieres compartir, son bienvenidas! Por lo pronto, será un placer encontrarte... en los Andares de la vida".