LOADING

Sigueme en

Campeoncito
26 septiembre, 2017|Historias de vida

Campeoncito

Campeoncito

Mientras la manecilla del reloj se paseaba muy cerca de las once veinte de la mañana, Rigoberto terminó de reparar el viejo condensador de un refrigerador y fue en ese preciso instante cuando vio traspasar por la puerta de su pequeño changarro a Eloy Nava.

–Hola, Compadre –dijo con un tono de tristeza que apenas y se escuchaba.

–Quiubo –contestó Rigoberto– no me diga que ya está tomando tan temprano.

Sin Comentarios
5 / 104
Regístrate y recibe las primicias de Andares
Alejandro Mier
"Mis Andares, no son más que historias de esas que escuchamos a diario y que por creerlas de interés o que aportan algo en este loco afán de tratar de entender el comportamiento humano, me parecieron dignas de dejarlas por escrito. Te aseguro que después de leer algunos de mis Andares, notarás que tú también tienes muchas historias que merecen contarse... si las quieres compartir, son bienvenidas! Por lo pronto, será un placer encontrarte... en los Andares de la vida".